La Evolución de la Moda de Género Neutro

 

 

La frase “la ropa no tiene género” puede haber sonado bastante radical para alguien que vivió en la década de 50, pero esta es una idea que se está volviendo cada vez más común en nuestra sociedad contemporánea. Curiosamente, la ropa de género neutro no es un invento del siglo XXI, como muchos pueden pensar, sino algo que ha existido, de una forma u otra, durante miles de años.

 
 

ROLES DE MODA Y GÉNERO A LO LARGO DEL TIEMPO

Piensa en esto, en la Grecia Antigua, el atuendo estándar tanto para el hombre como para la mujer consistía típicamente en dos piezas de ropa que se colocaban alrededor del cuerpo: una túnica (ya sea un quitón o un peplos) y una capa llamada himation. Durante nuestra historia, la ropa tenía más o menos género en diferentes épocas y lugares. Si echamos un vistazo al óleo sobre tabla de 1514 The Money Changer and His Wife del pintor flamenco Quentin Matsys, podemos ver que los dos personajes retratados en él visten ropas bastante similares.

Un punto de inflexión significativo en Occidente se produjo a principios del siglo XIX, ya que los roles de género se definieron más debido a la industrialización. Un claro ejemplo de este cambio es cómo, a lo largo de dicho siglo, las faldas fueron desapareciendo del guardarropa masculino. De hecho, hasta el siglo XIX, la falda no era una prenda que se suponía que debían usar solo las mujeres. Por el contrario, había formado parte del atuendo masculino en la Europa medieval y renacentista. Por ejemplo, en la Europa de los siglos XVI y XVII, la vestimenta de los nobles incluía medias, a veces copiés y calzones hinchados voluminosos en forma de falda. Pero a partir del siglo XIX, incluso los niños pequeños dejaron de usar faldas, prendas con las que hasta entonces vestían los niños europeos sin importar su género, hasta que se les consideraba con edad suficiente para llevar ropa diferente.

Esta tendencia se representa en muchos retratos de jóvenes de familias ricas e influyentes, que vestían vestidos lujosamente ornamentados, como Luis XV de Francia en su retrato de Pierre Gobert. O Carlos II de Inglaterra en su retrato atribuido a Justus van Egmont. Nuestra comprensión moderna de la ropa unisex nació en 1968 cuando diseñadores como Pierre Cardin, Andre Courreges, Paco Rabanne y Mary Quant comenzaron todo con la “Space Age”: un triunfo de siluetas elegantes y simples, decoradas con patrones gráficos atrevidos, y nuevas telas sintéticas que no tenían asociaciones históricas de género. A partir de entonces, muchas celebridades como David Bowie, Prince y Grace Jones desafiaron las normas de género con sus elecciones de ropa.

 
 
 
 
 

TENDENCIAS DE GÉNERO NEUTRO

Hoy en día, cada vez más personas parecen querer liberarse de los roles y normas de género, y esta actitud influye en la escena de la moda actual, que se está volviendo cada vez más neutral en cuanto al género. Por supuesto, las casas de moda han estado difuminando la línea entre la moda masculina y femenina durante décadas, pero nada como lo que estamos presenciando ahora, ya que la percepción de género de la sociedad está cambiando visiblemente. Ha habido una proliferación, en las calles y en las pasarelas, de ropa XXL, siluetas sin forma y patrones tradicionalmente neutros en cuanto al género como tartanes, ginghams, pata de gallo y cuadros Príncipe de Gales. Tanto las marcas de lujo como las de street-style están lanzando colecciones que están claramente influenciadas por el gusto gender-neutral recién descubierto de sus consumidores.

El British Fashion Council (BFC) también está tratando de mantenerse al día con esta cambiante escena de la moda. Tanto es así que el 21 de abril, emitieron un comunicado anunciando que durante los próximos doce meses, London Fashion Week fusionará ropa de mujer y ropa de hombre en una plataforma de género neutro, para permitir a los diseñadores una mayor flexibilidad. Gracias a esta decisión, la Semana de la Moda de Londres no se separará según líneas binarias por primera vez en sus 37 años de historia, lo que refleja la creciente voluntad de la industria de la moda de superar el binario de género.

 
 
 
 
 

FAMOSOS DE GÉNERO NEUTRO

La moda de género neutro también parece ser amada por las celebridades, y quienes la lucen, a menudo se elevan al estatus de íconos de la moda, como lo muestra el informe anual de Lyst "Year In Fashion", que enumeró las principales celebridades influyentes en las tendencias de la moda de 2019. De hecho, varios de ellos son famosos por su estilo que desafía las normas de género, o al menos algunos de sus looks más populares lo son. A medida que la sociedad adopta una cultura que alienta a las personas a expresarse de maneras que no se ajustan al género, las tendencias del mercado también cambian: según Lyst, hubo un aumento del 52% en las búsquedas de los términos "sin género" y "neutro al género" en la moda.

 
 
 
 
 

GÉNERO NEAUTRAL PARA LA GEN Z

Los miembros de la Generación Z están detrás de gran parte de esta tendencia y, como lo muestra un informe de la agencia de pronóstico de tendencias J. Thompson Innovation Group, más de un tercio de los encuestados de la Generación Z están totalmente de acuerdo en que el género no define a una persona tanto como solía hacerlo antes. Y también parecen rechazar el binarismo de género mientras compran, ya que solo el 44% de los participantes de la Generación Z dijeron que siempre compraban ropa diseñada para su propio género.

 
 
 
 
 

CONSUMIDORES CONSCIENTES

Los consumidores conscientes también pueden sumergir sus pies en una moda neutral en cuanto al género, ya que cada vez más marcas ecológicas están notando este cambio. Una gran marca de piezas vanguardistas sin género es la marca Zero Waste Daniel, con sede en Nueva York. Hacen prendas universales de alta calidad, hechas a medida para todos. También es una empresa en fabricar ropa 100% cero desperdicio, gracias a la técnica ReRoll, que les permite crear artículos de moda únicos con los desperdicios de la industria de la moda. De hecho, Daniel Silverstein, utiliza desechos preconsumo procedentes de la industria de la confección de la ciudad de Nueva York y otros materiales difíciles de reciclar para crear ropa sin género que no envíe nada a los vertederos. Otro ejemplo asombroso de moda ética neutral en cuanto al género es Riley Studio. Creen en la individualidad, y por eso su indumentaria no tiene género, o como dicen: "el estilo no conoce fronteras, y nosotros tampoco". Producen sus piezas de alta calidad y de género neutro en colecciones pequeñas y limitadas con materiales ecológicos como Econyl Yarn, Lyocell y Organic Cotton. Official Rebrand, artista y diseñadora de Mi Leggett, es una marca libre de género y anti-desperdicio que ofrece ropa usada renombrada que es alterada, pintada y dibujada, con la intención no solo de dar a las prendas una segunda vida y conservar los recursos, sino también de crear piezas únicas, despojadas de los límites de género.

 

+ Words: Roberta Fabbrocino, Luxiders Magazine Contributor
+ Translations: Issu Bye