Movimiento Body Positive | Una mesa redonda

 

 

Nos bombardean constantemente con la idea de que nuestros cuerpos no son lo suficientemente buenos; nos fijamos objetivos que no son reales, y sufrimos cuando no se cumplen. Por suerte, el movimiento body positive ha venido al rescate. Hablamos con tres mujeres que están luchando para que todos nos sintamos incluidos. 

 
 

Vivimos en un sistema que nos ha impuesto la idea de que todo cuerpo que se salga de la norma ( es decir, que no sea delgado) está mal. Nos han impuesto la idea de alcanzar el "cuerpo de verano"; hemos crecido con la idea errónea de que tener cualquier tipo de diferencia es malo, y que debemos hacer algo para corregirlo. Nos sentamos en una mesa redonda con tres mujeres que tomaron toda esa negatividad y la transformaron para hacer algo bueno. Sylvia Mac, Lídia Juvanteny y Ana Lo Pizarro son activistas e influyentes del movimiento body-positive; hablaron con nosotros y nos dieron sus puntos de vista.

 
 
 
 
 
 

Sylvia Mac vivió una experiencia traumática cuando sólo tenía dos años, se cayó en un baño de agua hirviendo y sufrió quemaduras de tercer y cuarto grado en la espalda, la barriga, las piernas y los lados; estuvo a punto de morir a causa de las heridas. Sobrevivió, pero aquel accidente le dejó cicatrices de por vida. En su adolescencia empezó a sufrir una fuerte depresión, ansiedad y pensamientos suicidas. Tras años lidiando con su salud mental, decidió fundar LoveDisfigure, una plataforma que da voz a quienes tienen cuerpos y cicatrices diferentes. 

 

 
 
 
 
 

Ana Lo Pizarro tiene más de 17.000 seguidores en Instagram. Empezó como bloguera, como muchas mujeres de su generación empezaron en las redes sociales. Comenzó a compartir sus looks, y la visión que tenía de la moda, ya que prácticamente no tenía referentes de la moda plus size. Según ella, darse cuenta de que no había referentes, le dio la pauta de que había una demanda por parte del público de ver moda de tallas grandes en las redes sociales. Sobre cómo empezó su camino, dijo:

 
 
 
 
 

Lídia Juvanteny, como Ana, también comenzó su cuenta de instagram tras darse cuenta de que no había representación de cuerpos de talla grande en la industria de la moda. Empezó mostrando la ropa que usaba y dando información sobre las tiendas donde la compraba. Sus consejos sobre moda, y sobre las tiendas que vendían moda de tallas grandes, se convirtieron en activismo. 

 
 
 
 
 

EL MOVIMIENTO BODY POSITIVE COMO RESPUESTA 

En un mundo dominado por el capitalismo, que nos impone expectativas corporales poco realistas, el movimiento body positive está dando la cara. Preguntamos a nuestras tres damas al respecto: ¿Cómo podemos luchar contra el estigma que rodea a las personas con cuerpos más grandes en una cultura tan centrada en las dietas y el cuerpo perfecto? Lídia respondió: "Principalmente, dándonos cuenta de que las personas delgadas y normativas tienen los mismos problemas. Es decir, quitándonos de la cabeza que ser delgados nos va a hacer felices" 

 

"El problema que veo con todo esto de la cultura de la dieta es que hemos crecido en un sistema que ha impuesto que el cuerpo gordo está mal, y que vamos a ser juzgados y criticados. Creo que parte de eso es cambiar el sistema. Lo importante es empezar por nosotros mismos". Ana

 

LA INDUSTRIA DE LA MODA

Ya lo hemos dicho antes: aunque la moda de tallas grandes en todo el mundo es un mercado que no deja de crecer, las empresas de moda se están quedando atrás y no se ocupan de ello. Vemos más modelos de talla grande en las campañas, pero sus cuerpos siguen sin representar a las mujeres reales. Además, siguen faltando las personas con discapacidad y las personas de género no binario. Todavía queda mucho camino por recorrer, y nuestras entrevistadas compartieron su opinión al respecto: "Creo que la industria de la moda está cambiando lentamente en lo que respecta a la positividad corporal y la diversidad. Diría a las marcas, a los diseñadores, a las casas de moda, a los agentes de modelos: no tengáis miedo de los cuerpos diversos. La moda es para todos los cuerpos de todas las formas, tamaños, colores, edades, discapacidades y diferencias. Todos llevamos ropa y amamos la moda, así que, por favor, inclúyannos también". Sylvia

 

"Mucho de lo que veo de las modelos de talla grande, me parece una versión hinchada de la modelo delgada. No veo una representación real de las mujeres gordas. Creo que hay marcas que sí visten a mujeres gordas, pero en la representación de sus campañas no veo una diversidad, no veo que haya realmente un cambio." Ana

 
 
 
 
 
 

A principios de mes vimos cómo Pinterest prohibía los anuncios con lenguaje e imágenes de pérdida de peso. Ya no seremos bombardeados con testimonios sobre productos para adelgazar, imágenes que idealizan o denigran ciertos tipos de cuerpo y anuncios que hacen referencia al Índice de Masa Corporal. Un gran paso, dado que las redes sociales son quizás una de las principales fuentes de una perspectiva negativa sobre nuestros cuerpos. Pinterest es sólo una de las redes sociales, de entre las muchas que aún tienen que demostrar y dar ese paso hacia la inclusividad. Tenemos que ver y percibir el cambio, y trabajar por una sociedad más inclusiva, donde todos los cuerpos sean aceptados.

La positividad corporal es una poderosa herramienta que da voz a aquellos que han sido históricamente eclipsados por la sociedad, que se han sentido no representados en los medios de comunicación, en la industria de la moda, e incluso en las redes sociales. El movimiento body positive trata de promover una buena autoestima y una representación fiel de la sociedad. Los activistas y las personas influyentes desempeñan un papel importante, ya que nos muestran lo que se puede hacer y por qué vale la pena luchar. 

 
 

 +  Words: Leila Salinas, Luxiders Magazine 

Journalist | Berlin-based 

Connect with her on LinkedIn or Instagram (@leisalinas)