¿Son los festivales demasiado ruidosos para el medio ambiente?

 

 

El efecto de la contaminación acústica en el medio ambiente es relativamente nuevo en el campo del cambio climático y la formulación de políticas ambientales. Aunque los organizadores del festival se esfuerzan por reducir la huella de carbono y fomentar la conciencia y las prácticas éticas entre los visitantes, los efectos de la música a todo volumen son reales en la salud auditiva de los humanos. Sin embargo, ¿qué sabemos sobre los efectos de la música alta en el medio ambiente?

 
 

Ya llegó. La época del año en la que los días son largos, el sol brilla, los pájaros cantan, las flores florecen y la música sube el volumen. Poco a poco, los días se hacen más calurosos. Sí ¡el verano está a la vuelta de la esquina! Pero, este año llega con el cambio climático como tema candente, en primera línea. Por eso, los organizadores del festival se han convertido en pioneros de la innovación sostenible. Desde el uso de energías verdes hasta el lanzamiento de aplicaciones donde las personas pueden rastrear su huella de carbono personal, pasando por medidas más comunes, como reducir el uso de folletos impresos y respaldar la recolección de residuos, los festivales están cantando utopías futuristas y forjando comunidades temporales que pueden reimaginar radicalmente un mañana. Pero, ¿qué pasa con el impacto de la música a todo volumen en otras especies además de los humanos?

 

REGLAMENTOS DE SONIDOS FUERTES

Recientemente, leímos un artículo que sugiere que las plantas que crecen en ambientes ruidosos tienen dificultades para absorber nutrientes. Parece que las ondas del ruido interrumpen la comunicación sensorial y orgánica entre un organismo y su exterior inmediato. En el caso de los humanos, muchos estudios han corroborado que los altos niveles de presión sonora están relacionados con enfermedades crónicas, estrés y pérdida auditiva irreversible inducida por el ruido. Aunque existen políticas regulatorias que apuntan a proteger nuestra capacidad auditiva, las restricciones se establecen en el límite de lo que ya sería peligroso o inagotable. Incluso la Organización Mundial de la Salud no ha logrado aún descubrir la fórmula correcta y proporciona pautas ambiguas para una exposición duradera a los sonidos fuertes como los festivales de música.

Asimismo, las regulaciones destinadas a salvaguardar el bienestar de los animales han sido poco revisadas. Si bien la contaminación acústica angustia a los humanos y conduce a graves deficiencias que afectan su calidad de vida, los animales dependen del uso del sonido para encontrar comida, detectar depredadores, comunicarse y atraer parejas. Dicho esto, la contaminación acústica no solo afecta su calidad de vida sino que también obstaculiza su capacidad de sobrevivir.

 
 
 
 

LA CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

Aunque las prácticas de industrialización y urbanización han inyectado a nuestro entorno una contaminación acústica que casi ha normalizado el rugido constante de la ciudad, las especies que viven en la tierra no resisten el ruido de fondo constante ni los sonidos de explosión. En el caso de los animales en el aire, los más adaptables todavía son visibles en la ciudad, desde los pequeños gorriones domésticos hasta las palomas menos carismáticas. En el caso de la vida marítima, la exploración sísmica, la perforación petrolera y el tráfico de embarcaciones han invadido la acústica del mar e interferido con el canto de las ballenas y otras señales emitidas por diferentes especies.

A diferencia de los festivales y conciertos que duran de unas horas a algunos días de vez en cuando, el ruido de la vida industrial y de la ciudad es un contaminante constante. Los expertos dicen que el daño inducido por el ruido en humanos y animales depende tanto del nivel de sonido como del tiempo de exposición. Su efecto es más bien acumulativo. Sin embargo, existen dudas sobre si la música en áreas cercanas a los hábitats de animales, aunque solo sea durante algunas horas, puede obligar a algunas especies a migrar o inducir estrés que provoque daños que aún no se han observado.

De hecho, el estudio de la contaminación acústica está bastante subdesarrollado. Solo a principios de la década de 2000, los nuevos hallazgos plantearon preocupaciones sobre los efectos del ruido antropogénico en la vida marina, y en 2014 las regulaciones presionaron a las compañías marítimas para implementar hélices más silenciosas. La verdad es que el ruido es tan penetrante que sus efectos son difíciles de estudiar. Imagínate a tu vecino cortando el césped durante días: ¿no saquearía esto tu cerebro y tu alma sin importar las innumerables horas invertidas en meditación y prácticas de atención plena?

 
 
 
 
 

¿CÓMO SON LOS FESTIVALES HOY EN DÍA?

Los festivales están evolucionando para reducir su huella con programas ambiciosos destinados a encontrar la acción colectiva. Desde alentar a los invitados a adoptar comportamientos éticos dentro del festival, y con suerte también extenderla a su vida diaria, hasta recaudar fondos para ejecutar proyectos sociales y ambientales fuera del ámbito del festival. Un festival que se ha convertido en el primer festival libre de desechos es el North Side, en Copenhague. The North Side es un festival de tres días que se alinea en el indie rock, el hip hop, el pop y casi todo lo que se encuentra en medio. Además de ofrecer una amplia gama de géneros musicales, North Side coloca múltiples secciones de basura para clasificar los desechos. En 2017, seis secciones de basura diferentes estaban disponibles para el público, y trece detrás de los puestos, de tal forma que se consiguió que el 78% de los desechos totales fuesen reciclados. North Side asume su compromiso de contrarrestar el deterioro ambiental mediante la recaudación de fondos "para restaurar la selva tropical en un área igual al área total del festival" en Nicaragua, como se cita en su sitio web. No es una sorpresa que los esfuerzos de este festival ecológico les haya supuesto ganar dos premios en el A Greener Award Festival.

Otro festival conocido por su compromiso medioambiental es hoy el evento musical más grande de Australia, Splendour in the Grass, que no solo utiliza energía renovable sino que, con la ayuda de las partes interesadas, financia proyectos que ayudan a las comunidades locales a adoptar más rápidamente el uso de energía renovable. Aunque sus logros no son muy claros ni se mencionan públicamente, como su nombre indica, Splendor in the Grass rinde homenaje a las maravillas de la naturaleza y la herencia aborigen de Australia mientras profesa valores comunitarios. "En Splendor nos tomamos muy en serio nuestra responsabilidad con la Madre Tierra", prometen los organizadores, y creemos que ciertamente lo hacen.

Incluso los festivales más antiguos y celebrados, de manera lenta pero segura, están trabajando para hacer mejoras y llevar a la vanguardia las iniciativas ecológicas. Tomemos como ejemplo el legendario festival de Glastonbury en el Reino Unido que, desde los años 70, ha prohibido la venta de plástico de un solo uso. ¿Y qué hay del majestuoso Burning Man que opera bajo la premisa de "no dejar rastro"? El año pasado, Burning Man decidió mantener la capacidad límite de hasta 80.000 asistentes, ya que los planes previos para expandirse a 100.000 invitados podrían tener graves impactos ambientales.

Muy notable también por sus esfuerzos por reducir su huella por todos los medios es el festival Shambala, en Inglaterra. Este festival de cuatro días, que ha sido muy aclamado por adornar el escenario con artistas populares de música electrónica e indie desde 1998, ha suspendido la venta de plástico de un solo uso y alimentos que contienen carne y pescado, y ha impulsado todo el evento con energía 100% renovable. A partir de hoy, Shambala afirma haber reducido su huella en más del 80%, mostrándonos toda la disposición que realmente se necesita para hacer del medio ambiente una prioridad.

 
 
 
 
 
 

EL ASCENSO DE LA MÚSICA ALTA TEMPORAL

Es cierto que los festivales se están convirtiendo en una fuente de inspiración para convertir el medio ambiente en un elemento querido a tener en cuenta durante la planificación y alabar durante la ejecución. Pero a medida que nuestra cultura prospera en la experiencia musical y la oferta de festivales de larga duración aumenta, sería justo considerar que la contaminación acústica es tan importante como el desperdicio y el consumo de energía. Las décadas anteriores han sido testigos del crecimiento de la escena musical, desde el baile nocturno de clase alta en la época eduardiana hasta la experimentación con drogas y música durante días en los años sesenta. Los años setenta y ochenta dieron origen a la cultura punk y rock y con ella, la industria de la música ha estado atendiendo a todo tipo de gustos.

Hoy en día, los festivales son muy populares. Han convertido programas de música individuales en conciertos producidos en masa que dan la bienvenida a miles de visitantes de todas las edades. Nielsen informó, en 2015, que alrededor de 32 millones de personas asistieron al menos a un festival al año, y que un tercio de estas persons visitaron múltiples festivales. A medida que nos exponemos a altos niveles de música con mayor frecuencia y por períodos más largos, existe un aumento sustancial en el número de personas que informan lesiones auditivas. No es una sorpresa que los músicos hayan estado entre los más afectados, desde Moby, que presentó pérdida auditiva desde principios de us carrera hasta, Grimes, que tuvo que cancelar su gira debido al tinnitus en 2012.

 

TENER EN CUENTA LA CONTAMINACIÓN DEL RUIDO

Ya hay algunas campañas que crean conciencia sobre el cuidado de nuestros oídos, y el público está respaldando notablemente el uso de tapones para los oídos y el rechazo a estar cerca de los colosales oradores. Hoy en día, los tapones para los oídos están ampliamente disponibles, algunos incluso están hechos a medida. Sin embargo, en este punto también debemos plantearnos la cuestión de cómo estos encuentros al aire libre, por cortos que sean, pueden afectar a otras especies además de los humanos.

No estamos diciendo que debamos matar la diversión e irnos a la cama temprano. Seamos honestos, a todos nos complace que nuestros seres queridos nos golpeen los oídos y el cerebro en el escenario, pero debemos considerar la contaminación acústica como una forma grave de contaminación antropogénica y un motor de cambio ambiental. Por otro lado, esperamos que surjan formas innovadoras y sostenibles para alcanzar la máxima optimización entre preservar el bienestar de los habitantes de la tierra y la experiencia musical. Entonces, ¿cuál es la solución del verano?

 

+ Words:  Alejandra Espinosa, Luxiders Magazine Editor

Graduada en Liberal Arts | Escritora residente en Berlín
Con una misión: fabricar y realizar fantasías para un mundo más sostenible y más justo.

Encuéntrala en LinkedIn