¿Por qué necesitamos comer más alimentos fermentados?

 
 

 

El consumo de alimentos fermentados está en aumento. Ya hablemos de chucrut, kimchi, miso, masa madre, tempeh…, estos alimentos son cada vez más accesibles a medida que crece la demanda de alimentos saludables. Los restaurantes comienzan a incluir alimentos fermentados en su menú por su beneficios. También crecen las recetas disponibles online y algunos libros, como The Noma Guide to Fermentation o Wild Fermentation. Pero, 

 

¿qué hay detrás del regreso de los alimentos fermentados?

 

¿Qué es la comida fermentada?

La fermentación es un método de conservación de alimentos que data de 6000 a. C. Se cree que la fermentación ocurrió originalmente por accidente, pero que se perfeccionó en una técnica de conservación intencional como un medio para mantener los alimentos después de la cosecha para comer en los meses de invierno y primavera. En pocas palabras, la fermentación es un proceso en el cual los microorganismos metabolizan algunos componentes de los alimentos que están en riesgo de descomposición, así como también producen ácido láctico que permanece en los alimentos, preservando así los alimentos y extendiendo la vida útil.

 
 
 
 

Amables contigo

Más allá de la simple conservación de los alimentos, el uso de estos microorganismos, como los probióticos, la levadura u hongos, contribuye a crear un sistema digestivo inmune y saludable. Es porque en nuestro tracto gastrointestinal, el 66% del sistema inmunológico de nuestro cuerpo reside allí. Por lo tanto, con una buena cantidad de bacterias beneficiosas llamadas probióticos, que se incrementan al consumir alimentos fermentados, tu sistema inmunológico mejorará y tu metabolismo se regulará.

¡Estos microorganismos también ayudan a tu cuerpo a trabajar menos! Al descomponer el azúcar y los almidones en los alimentos, ayudan a tu cuerpo a digerir más fácilmente y a hacer una eliminación más efectiva.

 

Amables con el medio ambiente

Cuando realizas la fermentación, estás reduciendo tu desperdicio como consumidor, como conducir o tomar el autobús a la tienda, comprar un producto empaquetado, llevarlo a casa y desechar el envase. Además, ¡estás reduciendo la huella de carbono de tu comida! Habrá muchos menos combustibles fósiles y agua necesarios una vez que hagas tu propia comida fermentada. Teniendo en cuenta que un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial para los seres humanos acaban en vertederos, la fermentación de los alimentos también evitan el desperdicio de alimentos, ya que la magia de esos microorganismos extiende la vida útil de los alimentos.

 
 
 

 

Cómo incluir alimentos fermentados en tu dieta

¿Estás pensando en introducir más alimentos fermentados en tu dieta? ¡Os presentamos algunas formas de cosechar los beneficios de comer alimentos fermentados!

  • Yogurt y kéfir
  • Batidos

Mezcla un poco de yogur o kéfir con un poco de col rizada, acelgas, espinacas y una taza de bayas!

  • Yogurt congelado

Tras mezclar todas esas frutas y verduras jugosas, junto con el yogur, vierte el resultado en un molde y congélalo para poder disfrutar de estos helados de yogur durante todo el verano.

  • Con cereales en el desayuno

Para sustituir la leche, puedes añadir una cucharada de yogur o kéfir a tus cereales y ¡harina de avena!

  • Con verduras en escabeche, chucrut y kimchi
  • Sobre arroz

Agrega una cucharada de verduras en escabeche, chucrut o kimchi sobre arroz negro o marrón cálido, y listo, un alimento sencillo y reconfortante para un domingo perezoso.

  • En tostadas / sandwich / hamburguesa / hot dog

¡Mejora la nutrición en tu juego de sándwiches agregando una cucharada de chucrut o kimchi!

  • Tacos y Burritos

¡Sube de nivel tu juego de tacos agregando algunas cebollas en escabeche para impulsar la salsa!

¡Lee aquí más consejos para una dieta equilibrada!

 
 

+ Texto: Prinka Saraswati

Prinka Saraswati es una enamorada de la moda y entusiasta de la cocina picante. La mayor parte del tiempo cocina y, a veces, escribe.

Instagram: Prinka