Sustainability Talks: Entrevista con Sass Brown

 

 

A veces la vida te da la oportunidad de conocer personalmente a alguien a quien admiras. Conocimos a Sass Brown en Australia, donde pasamos siete días entre desfiles, días soleados y cenas agradables. Siete días de charlas inspiradoras sobre el futuro de la moda.

 

Sass Brown fue hasta finales de 2018, decana fundadora del Instituto de Diseño e Innovación de Dubai. Antes de unirse a DIDI, Sass fue Decana Interina de la Escuela de Arte y Diseño del Fashion Institute of Technology en Nueva York. Como investigadora, escritora y educadora, el área de especialización de Brown es la moda ética en todas sus formas, desde el diseño lento y las habilidades artesanales heredadas hasta el reciclaje, la reutilización y modelos de negocios alternativos. Sass publica artículos y da charlas alrededor del mundo sobre el tema de la moda sostenible. Se ha desarrollado como asesora de diseño sostenible para cooperativas de mujeres, instituciones educativas, agencias gubernamentales, ONGs y pequeñas y medianas empresas de todo el mundo. Sus publicaciones incluyen los libros Eco Fashion y ReFashioned, lecturas que recomendamos fervientemente.

Esta apasionada defensora de la moda ética firma sus correos con la frase "Sé el cambio que deseas ver en el mundo", de Mahatma Gandhi. En lo personal, es un río salvaje de sabiduría. Honesta, transparente y directa, Sass Brown piensa que "nos apoyamos mejor al ser honestos y críticos". Entre lecturas e investigaciones, se pone seria cuando hablamos de moda sostenible, qué está pasando, qué se debe cambiar, cómo se debe comunicar, quién está haciendo qué ... Queríamos absorber todo su conocimiento y ella nos dio la oportunidad de hacerlo. Las mejores universidades para estudiar, las mejores pasarelas y ferias para hacer crecer tu negocio sostenible, diseñadores inspiradores que debemos conocer... Disfruta de nuestra conversación sostenible con Sass Brown. Esta no es una entrevista, es una cascada de conocimiento.

 

¿Cuál es tu relación con la moda sostenible?

Digamos que es una relación larga. Creo que siempre estuvo ahí, aunque en los primeros tiempos no existía un vocabulario con el cual describirla y nació de la idea muy inglesa de hacer, rehacer y reparar y la necesidad de ser creativo y frugal como diseñador emergente sin mucho en los bolsillos. Comencé mi aventura amorosa con la artesanía, sin embargo, a través de un viaje a Brasil que me brindó la oportunidad de reunirme con la fundadora de una cooperativa de mujeres de allí. Ella estaba trabajando con diseñadores brasileños e internacionales de gran renombre y se asoció con artesanas locales en la favela para producir fantásticos productos de interiorismo e instalaciones de arte.

Me enamoré del trabajo que estaban haciendo para empoderar a las mujeres locales a través de la valorización de su trabajo artesanal, y terminé pidiendo subvenciones y trabajando como voluntaria con ellas durante muchos años. Esa experiencia me ayudó a comprender el valor de trabajar respetuosamente con los artesanos y me llevó a un viaje continuo de descubrimientos y consideraciones éticas a través de la moda. Como consecuencia, nació mi website, dos libros, innumerables artículos y muchas conferencias, charlas y paneles en todo el mundo. Sin embargo, tuve dificultades para integrar mi investigación personal y escribir con mi rol académico en el pasado, y así fue como terminé en el Instituto de Diseño e Innovación de Dubai, donde busqué una oportunidad para influir en un cambio mayor en la forma en que se enseña la moda en el grado superior, integrando el "design futuring" y el pensamiento de diseño sostenible en todos los aspectos del plan de estudios de moda.

 

Hace mucho tiempo que comenzaste a escribir sobre moda sostenible ... ¿Cómo ha cambiado la industria de la moda desde entonces?

Ha habido un enorme cambio en la industria desde que empecé a escribir sobre moda ética. Comencé específicamente porque en ese momento nadie escribía sobre ética y moda. Había una gran cantidad de libros, sitios web, blogs y revistas electrónicas sobre ética y vida sostenible, pero la mayoría mostraba una perspectiva de estilo de vida, con recetas veganas y dispositivos para el ahorro de energía. Como fashionista pura que soy, quería hablar sobre moda y solo moda, solo moda con conciencia, no aburridas camisetas beige. A través de mi sitio web y la investigación de mi primer libro, conocí numerosas marcas en el mundo que fabricaban ropa y accesorios increíbles y con conciencia, pero fuera de sus mercados locales, nadie parecía estar escribiendo sobre ellos. Así que busqué unirme al auge mundial de diseñadores emergentes con conciencia. Hace casi dos años dejé de escribir en mi website (aunque todavía está disponible como referencia: Eco Fashion Talk) porque sentí que había suficientes personas hablando de moda y ética, y mi voz ya no era necesaria (...) Desde que comencé a escribir, la moda ética ha pasado de ser considerada "crujiente" o "granola" a elitista. Fashion Revolution se fundó y proliferó en todo el mundo, convirtiéndose en una fuerza a tener en cuenta. Common Objetive se ha convertido en un valioso buscador gracias a una base de datos que sirve como conector digital, en aquel momento denominado The Ethical Fashion Initiative. El MISTRA Future Fashion and Textile Toolbox comenzó a tener vida, sobrealimentado por el Trash to Cash. Fashion Positive fue fundado bajo los principios del Cradle 2 Cradle. Ellen McArthur Foundation añadió la moda y los textiles a sus ganas de economía circular.  El concurso anual de diseño upcycling de Hong Kong ha crecido hasta convertirse en un vehículo de comunicación global denominado Redress, y Copenhagen Fashion Summit se ha convertido en el lugar para ver a Livia Firth y H&M proponiendo cambios. Esto es mucho en muy pocos años. 

Sin embargo, el impulso hacia una mayor transparencia aún no se ha convertido en algo habitual en la corriente principal, y estamos muy lejos de que el consumismo consciente constituya un negocio en sí. Tenemos que gestionar un cambio cultural para evitar que los consumidores abandonen su adicción a la moda rápida y las tendencias desechables. Todavía es una batalla que cuesta ganar, convencer a las personas de que gasten más y compren mejor cuando se trata de ropa no es fácil. Plaza Rana,  el trabajo infantil, la esclavitud en la cadena de suministro, los suicidios de los agricultores de algodón y los productos químicos en los textiles que ponemos en contacto con nuestra piel están lejos de la mente de la mayoría de los consumidores cuando compran una nueva camiseta. Tenemos que elevar el nivel de conciencia a algo como dejar de fumar, donde nadie puede decir que no entiende las implicaciones para la salud de convertirse en adictos a la nicotina, o en este caso al fast fashion.

 

"Ha habido un enorme cambio en la industria desde que empecé a escribir sobre moda ética (...) La moda ética ha pasado de ser considerada "crujiente" y "granola" a elitista".

 
 
 
 

¿Cuáles son los principales problemas que ves hoy en el sector de la moda?

La falta de transparencia es uno de los más importantes. Las grandes marcas se han despreocupado durante demasiado tiempo de la responsabilidad de conocer lo que pasa en sus cadenas de suministro, considerándolas más allá de su competencia, pero eso tiene que cambiar. Tenemos que llegar a un lugar donde cada marca sea consciente y rastree su huella humana y ambiental, lo que actualmente sigue siendo muy difícil. Los pequeños diseñadores a menudo no tienen idea de la procedencia de los materiales que compran, y las grandes marcas temen que esto afecte a sus cuentas de resultados o no quieren admitir aquello de lo que han sido responsables durante décadas.

 

 

"La transparencia y el seguimiento totales revelarán mucho, y ya no permitirán que los diseñadores o consumidores se oculten de los efectos de la cadena de suministro que financian. Otra área importante son los efectos que los químicos utilizados en la producción textil tienen en nuestra salud".".

 

Más allá de los estudios de Greenpeace, no se han publicado nuevos documentos importantes sobre los efectos a largo plazo de la exposición a tintes, acabados y procesos químicos en textiles. Teniendo en cuenta que estos textiles están en contacto con  el órgano más grande en nuestro cuerpo (nuestra piel) desde el momento en que nacemos hasta el momento en que morimos, ¡me gustaría ver una investigación mucho más fundamentada sobre ese tema!

 

Como Decana del Instituto de Diseño e Innovación de Dubai, ¿cómo has implementado la sostenibilidad en el programa de educación? ¿Cómo crees que se está implementando la sostenibilidad en los programas de educación de diseño en general?

Creo que, como educadores, tenemos la responsabilidad de integrar el pensamiento de diseño sostenible en todo lo que hacemos. Mucho más allá de proyectos o programas individuales, debe integrarse completamente en todo lo que enseñamos. Y eso significa impactos materiales, expandiendo el uso de textiles desde una perspectiva puramente estética para comprender los impactos de esos tejidos en las personas y el planeta, desde el principio de la cadena de suministro, con las semillas y los agricultores. Significa enseñar técnicas alternativas de creación de patrones como el desperdicio cero, el diseño teniendo en cuenta el final de la vida útil o las consideraciones de ciclabilidad. Significa considerar la ética de las elecciones inspiradoras y la apropiación cultural. Significa apostar por el diseño inclusivo y decir no la continuación de un sistema exclusivo que devalúa a aquellos que no se ajustan a un estándar de belleza delgado. Significa cambiar todo lo que hacemos a través de la educación y empoderar a la próxima generación para tomar decisiones informadas.

 

¿Puedes recomendarnos una buena universidad, MBA o programas educativos para aprender sobre este tema?

Hay algunas opciones excelentes para no graduados, como la serie de seminarios online de Common Objective , y Future Learnde la London College of Fashion también está genial. Desde un grado más convencional, creo que LFC es una gran opción, ya que el Center for Sustainable Fashionestá ubicado dentro de sus paredes y representa un importante papel en la configuración del plan de estudios en la Universidad. Por ejemplo, ofrece un Máster en Moda y Medio Ambiente. CSM y Parsons the New Schoolhan fomentado tradicionalmente la individualidad y la conciencia social a través del diseño. Parsons, en particular, cuenta entre sus profesores con Timo Rissanen, uno de los principales expertos mundiales en desperdicio cero. He escuchado críticas muy buenas sobre el California College of Arts in San Francisco, que ofrece un MBA en estrategia de diseño, y que incluyó a la reconocida diseñadora Linda Grose como uno de los miembros de su facultad. Sin embargo, creo que depende de la persona asegurarse de que el curso elegido implementará su propio aprendizaje y moldeará cada uno de sus proyectos para que le aporte la oportunidad de explorar y comprender las implicaciones de sus elecciones. Lo más importante que podemos hacer es hacer preguntas. Preguntarnos por qué hacemos las cosas de una determinada manera y si hay una mejor manera de hacerlo.

 

 

"Hay algunas excelentes opciones para no graduados, como la serie de seminarios online de Common Objective. Future Learn de la London College of Fashion también es excelente. LCF también es una gran opción, ya que tiene el Center for Sustainable Fashion ubicado en el mismo edificio".

 
 

 

Los diseñadores de moda sostenible nos preguntan por las mejores pasarelas donde desfilar, ¿tienes alguna recomendación? ¿Cómo es el panorama de las semanas de la moda sostenible en la actualidad?

No soy un gran fan de las pasarelas. Me cansé de toda esta escena de la moda hace mucho tiempo, enfocada más en hacerse una foto, intentar estar en la primera fila y preguntar por los demás invitados que en la moda en sí. Me encanta la moda, pero prefiero verla de cerca y en persona en el showroom de los diseñadores. Para un diseñador, un desfile de moda también es una inversión masiva y, en última instancia, una oportunidad para potenciar las relaciones públicas, no las ventas, por lo que a menudo es un gran golpe para un diseñador joven que rara vez ve el retorno de su inversión. Creo que es algo con lo que no puedes luchar si eliges hacerlo. Además, si no haces un buen trabajo, no funcionará como buena publicidad. No hay nada peor que un desfile de moda mal producido con accesorios terribles, modelos que no saben caminar o mala iluminación. Sinceramente, creo que son parte del antiguo sistema de la moda y no una forma muy moderna o actual de mostrar el trabajo.

 

¿Qué pasa con las ferias comerciales? ¿Crees que ayudan?

Me gustan las ferias, se puede ver de cerca la ropa, la calidad del tejido y la fabricación y, a menudo, también puedes hablar con el diseñador. Los Green Shows en Berlín (ahora llamados Neonyt) han sido mis favoritos durante mucho tiempo, aunque no los he visitado desde hace algunos años, dado que no he vivido en Europa durante un largo periodo de tiempo. Me encantaba Esthetica y todavía lamento que desapareciera como parte de la Semana de la Moda de Londres. Creo que fue una pérdida muy importante y que LFW tuvo una visión increíblemente corta al permitir su desaparición. Lamentablemente no es la única perdida en los últimos años. También está el Sustainable Angle en el Reino Unido, pero es una feria enfocada más al textil y no a a moda. Afortunadamente, cada vez hay más y más ferias comerciales que incluyen un identificador o una sección sostenible, como Premium Berlin, Pure, Innatex y otras.

 

 

"No soy una gran fanática de la pasarela. Hace mucho tiempo que me cansé de toda la escena de la moda, que tiene más que ver con que te tomen una foto, intentar estar en primera fila y buscar a los otros invitados. Me encanta la moda, pero prefiero verla de cerca y en persona en los showrooms de los diseñadores".
 

¿Dónde podemos encontrar la mejor inspiración sobre moda sostenible?

Creo que como diseñador es importante encontrar inspiración a tu alrededor. Tienes que encontrar la belleza en lo inesperado. Dicho esto, es importante estar conectado y ser consciente de la gran cultura que te rodea. Si no estás conectado, tus diseños no se relacionarán con los que te rodean. Soy una lector prolífica, de sitios web, boletines informativos, podcasts, libros, etc. Algunos de los que encuentro de mayor interés son: My Modern Met, Upworthy, Selvedge Magazine, Common Objetive, National Geographic, Wired, Fast Co y todo lo que el ITC está haciendo! También me encanta ver viejos videos de Pathe sobre creatividad. Soy una consumidor insaciable de libros, literarios y no, y no puedo visitar una ciudad sin ir a sus museos, entre los que recomiendo Victoria and Albert en Londres y el Museo de Artes Decorativas de París.

 

Hablemos de nuevos diseñadores que, en tu opinión, están estableciendo los estándares perfectos para la moda ecológica / ética.

No creo que nadie establezca un estándar perfecto, aún nos queda un largo camino por recorrer antes de poder satisfacer todos los criterios éticos y sostenibles en la cadena de suministro de la moda. Dicho esto, tengo un gran amor por Stella Jean y admiro su trabajo con el ITC, en Burkino Faso. Estoy completamente enamorada de la efervescencia de la creatividad de África en los últimos tiempos, y soy una gran partidaria de la moda hecha en el mundo en desarrollo, e incluyo en él a Dent de Man, Lisa Folawiyo, Kisua y Catrina Occhio's SeeMe que ofrece joyería realizada por mujeres que  han sufrido violencia doméstica en Túnez. Me encantan las marcas indias Pero, Swati KalsiInjiri, todas ellas trabajan con artesanía india. Me apasiona la inclusión de Chromat NY. El trabajo de Christine Mayer en su colección reciclada, Blackyoto con su vintage negro teñido y Universal Utility en el Reino Unido se centran en la longevidad de ropa como patrimonio. Greg Lauren  ha estado haciendo grandes cosas con el desperdicio posterior al consumo, y lo mismo hay hecho By Walid.

 

¿Qué marcas de lujo están estableciendo los estándares para la moda ecológica / ética? ¿Crees que lo están haciendo bien?

Stella McCartney tiene que ser incluida en esa lista. También, Vivienne Westwood con su colección de bolsos Made in Africa; Edun ahora con el 100% de su colección hecha en África; y Maiyet con sus diseños artesanales.

 

 

+ info: Sass Brown